– Los itinerarios accesibles deben garantizar la seguridad de las personas, evitando obstáculos y con una iluminación adecuada

– Un informe de Idencity establece que las ciudades españolas cumplen los indicadores de accesibilidad en un 48,3% de media

– Ciudades como Córdoba, Barcelona, Madrid o las comunidades valenciana y gallega ofrecen guías de accesibilidad para realizar turismo

MADRID, 03 (SERVIMEDIA)

Cada vez más localidades están adaptando sus ciudades para favorecer un turismo accesible, aunque algunos estudios revelan que las localidades en España están lejos de ser plenamente accesibles.

En marzo de 2023, la consultora Idencity publicó un informe analizando la accesibilidad de las principales localidades españolas. De media, las ciudades españolas obtuvieron un grado de cumplimiento del 48,3% en los indicadores estudiados.

INFORMACIÓN SOBRE TURISMO ACCESIBLE

La Comisión Europea otorga cada año, en colaboración con el Foro Europeo de Discapacidad, el Premio Ciudad Accesible para impulsar la accesibilidad de personas con discapacidad con medidas y planes que mejoren las ciudades. En 2023, entre las ciudades premiadas hubo una española, Córdoba, que quedó en segundo lugar. Un año antes, Barcelona ocupó un tercer puesto en este premio. En 2020, Castellón fue la tercera ciudad más accesible de la Unión Europea, en la clasificación del Premio Ciudad Accesible.

Córdoba cuenta con una guía, ‘Córdoba Accesible’, para hacer turismo por la ciudad, con rutas, calles, puntos de interés, transporte y eventos adaptados a personas con discapacidad. La Junta de Andalucía, además, pone a disposición de la ciudadanía una guía con información sobre turismo accesible en las ocho provincias andaluzas y valoraciones de cada uno de los lugares.

Quizás también te interese:  La DGT espera 95 millones de viajes largos por carretera este verano

Barcelona ofrece también una web con información sobre alojamiento, lugares de interés, transportes y servicios adaptados a personas con discapacidad visual, auditiva, motriz y cognitiva. Por su parte, Madrid cuenta también con guías para personas con necesidades de accesibilidad.

La Comunidad Valenciana ofrece rutas por las tres provincias para realizar «turismo sin barreras». En Galicia, la Xunta también ha compilado restaurantes y alojamientos adaptados a personas con movilidad reducida en la comunidad. Además, para el Camino de Santiago, el Gobierno gallego puso a disposición de los peregrinos una guía con recursos de accesibilidad.

APLICACIONES COLABORATIVAS

También hay iniciativas privadas para mejorar el turismo accesible de las ciudades. Tur4All es una aplicación de la Plataforma Representativa Estatal de Personas con Discapacidad Física (Predif) y Vodafone que permite a cualquier usuario informar y destacar de establecimientos, recursos y servicios turísticos accesibles.

La Fundación Telefónica tiene Mapcesible, una aplicación móvil en la que cualquier persona puede colaborar estableciendo un mapa de accesibilidad de las ciudades y pueblos de España. Map4All, de la Fundación Equipara, tiene unas funcionalidades similares: permite igualmente filtrar por el tipo de necesidad que se requiere y ofrecerá establecimientos y localizaciones adaptados a las necesidades de cada usuario.

CONDICIONES PARA SER ACCESIBLE

En 2021, el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana publicó una orden ministerial para impulsar «la efectividad real de la accesibilidad universal y el derecho a la igualdad de oportunidades y de trato para todas las personas en los espacios públicos». Para ello se establecen una serie de condiciones que deben tener los espacios públicos de las ciudades y municipios para favorecer una movilidad accesible.

Uno de los principales puntos de la orden es favorecer la circulación en itinerarios peatonales, que son aquellos que garantizan el uso y la circulación de forma segura, cómoda, autónoma y continua de todas las personas. Especifican que en caso de que exista más de un itinerario y no todos sean accesibles, se deben habilitar las medidas necesarias para que el recorrido no sea discriminatorio, ni por su longitud, ni por transcurrir fuera de las áreas de mayor afluencia de personas.

Quizás también te interese:  Campus Mijas, la propuesta formativa de ILUNION Hotels, cumple un año

La iluminación de las calles, especifica en su guía el Ministerio de Transportes Movilidad y Agenda Urbana, no deben interrumpir el paso en las zonas peatonales. Añaden además que podría haber un refuerzo de la iluminación en zonas de fricción, como son los pasos de peatones y las paradas de bus o tranvía. También se especifica que las rampas pueden contar con una señalización luminosa específica.

Los tramos de rampa tienen que contar con una pendiente transversal del 2%, una anchura mínima entre paredes o pasamanos de 1,8 metros y una anchura máxima horizontal de nueve metros. Respecto a las escaleras, la orden ministerial detalla que, cuando vayan colindantes a una rampa o ascensor, deben tener entre tres y 12 escalones, una anchura de 1,20 metros y una huella de 28 centímetros y contrahuella de 13 centímetros para favorecer la accesibilidad y garantizar la seguridad.

El documento del Ministerio de Transportes indica que el espacio público debe ser respetuoso para evitar la discriminación, seguro y cómodo para evitar situaciones de riesgo, saludable para que no suponga un riesgo para la salud o inconveniente a las personas con patologías y funcional. Otro de los requisitos es que el espacio sea comprensible para que los usuarios puedan orientarse sin dificultad, con información perceptible, multimodal e iconos comunes en diferentes países, y evitando las abreviaturas.