MADRID, 23 (SERVIMEDIA)

La Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA) denunció este miércoles que un 30% de los alojamientos vacacionales en verano son viviendas particulares, lo que supone una «gran amenaza» que «pone en riesgo uno de los principales motores de nuestro país».

Según señaló la organización de autónomos este miércoles, este fenómeno afecta principalmente a aquellas actividades económicas «dedicadas a la pequeña hotelería» como los establecimientos de turismo rural o pequeños hoteles y hostales que «suelen ser regentados por unidades familiares».

UPTA subrayó que estas personas observan «atónitos cómo las administraciones competentes siguen concediendo autorizaciones a viviendas para uso turístico sin tener en cuenta la competencia desleal que se produce frente a los estrictos requisitos normativos exigidos a los establecimientos hoteleros, los problemas de convivencia que se derivan para los vecinos y los altos precios de los alquileres de vivienda residencial».

La organización indicó que es «inadmisible» que una persona que quiera trabajar y que necesite una vivienda en ciudades como Madrid, Valencia, Barcelona, Sevilla o en las Islas Baleares «no pueda pagar lo que están pidiendo por los alquileres de vivienda residencial, puesto que, los mayores tenedores de propiedades, las dedican exclusivamente al alquiler de vivienda turística».

Además, apuntó que no sólo han de ser tenidas en cuenta las consecuencias derivadas de la concesión de autorizaciones de alojamientos de uso turístico, sino que «hay que añadir los efectos derivados del alquiler de vivienda vacacional carente de licencia turística que opera sin declarar ingresos, utilizando la economía sumergida y causando un importante perjuicio al sector y a las arcas públicas».

El presidente de UPTA, Eduardo Abad, afirmó que «no solamente se trata de la vivienda para poder trabajar en una gran ciudad como Madrid, Valencia, Barcelona o Sevilla, sino que, además, es un problema gravísimo para el sector del turismo, una de las principales fuentes de ingresos de nuestro país, que crea empleo y riqueza económica».

Quizás también te interese:  El número de mujeres trabajadoras de Renfe ha aumentado un 65% en los últimos cuatro años

«Si no somos capaces de establecer límites a este fenómeno de voracidad económica por parte de medianos y grandes tenedores de viviendas y de luchar contra esa modalidad de economía sumergida, acabaremos con uno de los principales motores económicos en pueblos y ciudades», añadió.

Abad aseveró que «desde UPTA, denunciaremos el uso y la permisibilidad exagerada de este tipo de alojamientos vacacionales que se dedican en nuestro país a competir de forma desleal contra aquellos que pagan impuestos, contratan personas y que crean riqueza económica».