MADRID, 24 (SERVIMEDIA)

Las pernoctaciones en los establecimientos hoteleros españoles alcanzaron los 25,1 millones en abril, lo que supuso multiplicar por seis los 4,1 millones del mismo mes de 2021.

Según los datos difundidos este martes por el INE, las pernoctaciones de los viajeros residentes en España superaron los 10,2 millones, lo que representa un 40,7% del total. Por su parte, las de los no residentes se situaron por encima de los 14,9 millones.

Por su parte, la estancia media aumentó un 37,1% respecto a abril de 2021, situándose en 2,9 pernoctaciones por viajero.

Durante los cuatro primeros meses de 2022 las pernoctaciones se incrementaron un 430,1% respecto al mismo periodo del año anterior.

Como en 2021 la Semana Santa se celebró entre marzo y abril y en 2022 en abril, es conveniente analizar el periodo agregado marzo-abril. En él se observa un crecimiento de las pernoctaciones del 453,4% respecto al mismo bimestre de 2021.

En abril se cubrieron el 55,9% de las plazas ofertadas, con un aumento anual del 164,4%. El grado de ocupación por plazas en fin de semana sube un 141,4% y se sitúa en el 61,8%.

Los viajeros procedentes de Reino Unido y Alemania concentraron el 23,3% y el 19%, respectivamente, del total de pernoctaciones de no residentes en establecimientos hoteleros en abril.

Las pernoctaciones de los viajeros procedentes de Francia, Países Bajos e Italia (los siguientes mercados emisores) supusieron el 10%, 5% y 4% del total, respectivamente.

La tasa anual del Índice de Precios Hoteleros (IPH) se situó en el 29,5% en abril, lo que supone 49,4 puntos por encima de la registrada en el mismo mes de 2021, y 7 puntos más que la registrada en marzo de este año.

La facturación media diaria de los hoteles por cada habitación ocupada (ADR) es de 96,3 euros en abril, lo que supone un aumento del 36,3% respecto al mismo mes de 2021.

Por su parte, el ingreso medio diario por habitación disponible (RevPAR), que está condicionado por la ocupación registrada en los establecimientos hoteleros, alcanza los 59,6 euros, con una subida del 209,3%.

Por categorías, la facturación media es de 226,5 euros para los hoteles de cinco estrellas, de 100,4 euros para los de cuatro y de 73,5 euros para los de tres estrellas. Los ingresos por habitación disponible para estas mismas categorías son de 145,7, 68,2 y 46,3 euros, respectivamente.