MADRID, 27 (SERVIMEDIA)

El presidente de CEOE, Antonio Garamendi, destacó este jueves la necesidad de que se apruebe un Proyecto Estratégico para la Recuperación y Transformación Económica (Perte) para el sector turístico que sea «realmente potente», en el marco de los fondos europeos Next Generation.

Garamendi realizó este planteamiento durante el acto de presentación del ‘Plan de respuesta al sector turismo’, elaborado por Deloitte y CEOE. Se trata de una hoja de ruta que nace desde las empresas y organizaciones de CEOE con una visión holística e integradora del sector, de manera que tenga un impacto transversal en toda la cadena de valor, según explica la patronal.

Para Garamendi, el sector del turismo debe apostar por el talento y la innovación para ganar el futuro. Para ello, consideró necesario hacerlo «atractivo para la gente joven» y dotarlo de un Perte «realmente potente» en el marco de los fondos europeos. «Se necesitan infraestructuras aéreas clave para el sector, así como modernizar las infraestructuras internas haciendo un buen uso de los fondos europeos», añadió.

Por su parte, el socio director de la industria de Transporte, Hostelería y Servicios de Deloitte, David Rodríguez, señaló que «nos encontramos en un punto en el que tenemos la posibilidad de evolucionar nuestra oferta turística y modelo de relación con el viajero para mantener el liderazgo internacional como destino turístico único, lo que hemos logrado alcanzar en los últimos años». Rodríguez, además, apuntó que «este Plan no sustituye a la Estrategia de Turismo Sostenible 2030, sino que pretende ir movilizando al sector hacia una agenda de transformación común y asentar las bases para la captura de resultados en el corto/medio plazo».

Quizás también te interese:  El tráfico ferroviario aumenta un 11,8% en el primer trimestre y los viajeros un 11,6%

Ambas partes explicaron que, pese a que España fue el segundo país del mundo más visitado, la llegada de la covid-19 supuso un «fuerte impacto» en el sector y provocó la reducción de un 78% de la llegada de turistas internacionales; caída del 60% en el PIB turístico, y el descenso del 17% en el volumen de empleados.

«Aunque este impacto se ha paliado, el sector se enfrenta a un conjunto de retos estructurales que amenazan con una pérdida de competitividad frente a otros mercados», manifestaron. Por ello, apuntaron que se deben atender «desafíos» como la creciente concienciación social y la necesidad de desarrollar una nueva oferta y prácticas sostenibles; la necesidad de transformación digital; la dificultad de retener y captar talento, y la ausencia de una estrategia público-privada común para afrontar la transformación del sector.

Para David Rodríguez, «en este preciso momento, se dan un conjunto de factores sociales, económicos y sanitarios que hacen que sea el momento adecuado para presentar este Plan. Este documento tiene por objetivo asegurar la sostenibilidad de España como destino desde 3 puntos de vista: medioambiental, social y económico».

«En él, se recogen medidas en torno a tres ejes, como son el impulso de la demanda; la transformación de la oferta; y el desarrollo de facilitadores. Cada uno de ellos, se materializa en un conjunto de palancas, de acuerdo con los ámbitos de acción propuestos», remarcó.