MADRID, 24 (SERVIMEDIA)

IAG descarta acometer ajustes de plantilla como consecuencia de la adquisición de Air Europa por Iberia, según aseguraron este viernes en rueda de prensa el consejero delegado de IAG, Luis Gallego, y el presidente de Iberia, Javier Sánchez-Prieto.

El responsable de Iberia dijo que tras el cierre de la alianza con el acuerdo con Globalia para la compra del 80% de Air Europa que aún no tenía Iberia, «no sobra nadie» en ninguna de las dos compañías.

«Esto no es una fusión entre bancos en la que sobran oficinas», señalaron. «Al revés, miramos esta adquisición como elemento positivo para generar nuevas oportunidades para los clientes y también desde la perspectiva de los trabajadores».

Gallego apuntó que «todas las compañías que se han unido al grupo IAG» a lo largo de su historia «han generado empleo» y han incorporado nuevos aviones. «En esta operación, la dificultad que tiene son los ‘remedies'» que puedan poner las autoridades de competencia «a la hora de ceder parte de la producción, pero la integración va a generar oportunidades para todos».

Sánchez-Prieto dijo que meses atrás se habló de salidas de trabajadores en Iberia cuando se tuvieran firmados los nuevos convenios, pero matizó que es algo que afecta a empleados de más edad y que lo pueden pedir de forma voluntaria. Es algo que se acordará en cualquier caso con los sindicatos, «y no es nada traumático» «ni hay ningún elemento disruptivo en esto», agregó, «son ajustes naturales de plantilla que se hacen en todas las compañías».

En relación con la nueva propuesta de acuerdo Iberia-Air Europa que va a llegar a Competencia, Gallego dijo que las condiciones son «similares» a la propuesta que hubo que dejar aparcada coincidiendo con las incertidumbres abiertas para el sector con la variante ómicron de la covid, y ahora la novedad reside más en «el calendario y la forma de pago» de los 400 millones que va a pagar Iberia por el 80% restante de la aerolínea de Globalia.

Quizás también te interese:  El turismo de reuniones en Madrid tuvo un impacto directo de 1.715 millones en 2022

Desde IAG confían en el plácet a la operación porque «ya hay mucho camino recorrido» y están «abiertos» a los nuevos ‘remedies’ que se le puedan poner a la operación.

Respecto a la caída de la acción tras anunciarse la compra, el CEO de IAG consideró que su grupo lleva varios meses con avances en el precio de su título por encima del 30%, «lo que demuestra la confianza que hay en la evolución del grupo y eso es lo que estamos valorando, no un momento puntual».

Preguntados si IAG va a estar en la pelea por hacerse con la portuguesa TAP, Gallego comentó que su grupo «siempre está viendo oportunidades «y no descartamos otras operaciones para hacer más fuerte el ‘hub’ de Madrid y reforzar nuestra marca».

En cuanto a un hipotético pago de dividendo este 2023, IAG lo descarta para este año «porque el principal foco lo tenemos puesto en la recuperación de la rentabilidad que teníamos en 2019».