MADRID, 29 (SERVIMEDIA)

El Colegio de Registradores de España lanzó este miércoles su campaña de verano para evitar fraudes a la hora de alquilar en las vacaciones y alertó de la necesidad de extremar las precauciones ante posibles estafas, derivadas de un aumento exponencial de este tipo de alojamientos, que en el primer trimestre de 2022 ha superado los niveles del 2019, previos a la pandemia del coronavirus.

En este sentido, el Colegio trasladó una serie de consejos entre los que destacó la necesaria identificación del arrendador del inmueble vacacional. «Es importante conocer quién es el dueño de la vivienda que deseamos alquilar y para ello, el Registro de la Propiedad es una herramienta al servicio del ciudadano», declaró la decana del Colegio de Registradores de España, María Emilia Adán.

A este respecto, recordó que a través de la web oficial ‘www.registradores.org’ se podrá solicitar una nota simple y obtener la información real de si la persona que alquila es o no el propietario de la vivienda.

En línea con las recomendaciones realizadas por las autoridades, la institución colegial incidió en la necesidad de desconfiar si el propietario del presunto alojamiento envía direcciones de contacto que no coinciden con el anuncio. También aseguró que no conviene fiarse de ofertas con precios excesivamente bajos y asociadas a alojamientos atractivos en exceso.

Asimismo, los registradores pidieron desconfiar de un «tono de urgencia» por parte del arrendador, así como de presiones para que la reserva de alojamiento se lleve a cabo cuanto antes. También indicaron que es conveniente que, una vez el cliente llegue al alojamiento, este fotografíe de forma detallada todas las estancias para dejar constancia del estado de la vivienda.

Desde el Colegio de Registradores hicieron también hincapié en el proceso de comunicación y pago. Así, recomiendan desconfiar en caso de que se solicite al cliente realizar una transferencia bancaria o de que se ofrezca un descuento por realizar pagos fuera de las plataformas habituales.

Igualmente, aconsejó no pagar la totalidad del importe del alquiler hasta no encontrarse en el alojamiento, «ya que puede ser distinto a lo que uno esperaba, y pactar de antemano, en el momento de la contratación, que el precio comprende todos los gastos».

«De no ser así, se debe pedir al arrendador que especifique con claridad a qué corresponde ese importe», apuntaron desde el Colegio.

Por otra parte, Adán expuso que «la ubicación de la vivienda es un aspecto clave que hay que tener en cuenta a la hora de alquilar, más aún en destinos de costa» y que se debe comprobar que la ubicación es real para constatar que la oferta se corresponde con lo que el usuario encontrará.